Agricultura y Ganadería

El modelo agroindustrial que viene desarrollándose en las últimas décadas es claramente insostenible desde un punto de vista social, económico y medioambiental. Destruye la capacidad de los pueblos para asegurar la producción y acceso a alimentos saludables, destruye el medioambiente, y no ha significado una mejora en la situación de miseria y hambre en el mundo. Se producen alimentos suficientes y, sin embargo persiste el hambre.

“El incremento de la producción mundial de cereales ha venido dejando atrás constantemente al crecimiento de la población mundial. Pero cada año hay en el mundo más personas que carecen de alimento suficiente. La agricultura mundial tiene la posibilidad de producir en cantidad suficiente para todos, pero con frecuencia no se dispone de alimentos donde se los necesita”. (Informe Brundland)

Consultoría adentra

En 1991, una comisión de expertos auspiciada por la Unión de Conservación de la Naturaleza (UICN); el Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA); y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) elaboraron el documento Cuidar la Tierra en donde se manifestaba:

“Hoy, hay más gente que padece hambre que nunca en la historia de la humanidad y la cifra aumenta. Porque se producen pocos alimentos en donde la gente vive, o porque no tienen el dinero suficiente para comprarlos. Cerca de 950 millones de personas (excluyendo datos de China), no ingieren alimentos suficientes para vivir dignamente. Representa un 19% de la población mundial”.

Nadie cuestiona la cada vez mayor escasez de agua dulce en el planeta, como tampoco, el que uno de los sectores que más consume este recurso es el de la agroindustria. En muchos países, la agricultura de regadío es el mayor gasto de agua dulce, se estima que un 70% del consumo de agua de un país se destina a la agricultura. Tampoco, la acelerada perdida de suelos agrícolas en el planeta, debido a la erosión, la presión humana y a las malas prácticas de la agricultura industrial.

Anualmente de 60 a 70 mil km2 de tierra agrícola son convertidos en tierra improductiva o degradada por erosión. En USA y la UE la perdida de materia orgánica del suelo en sus 20-50 cm superiores ha sido entre 1977-2000 de un 7%, y un 35% del suelo agrícola disponible en el mundo está deteriorado.

La agricultura industrial, representa el agotamiento de muchos recursos naturales, la contaminación de suelos, aguas y personas, la destrucción de ecosistemas, y el incremento de la desigualdad en las sociedades y países. Y sin embargo, los datos del hambre en el mundo no han mejorado, unos 20 millones de personas mueren de inanición o de las enfermedades provocadas por el hambre al año, y en el mundo existen cerca de 1.000 millones de personas hambrientas (FAO).

El hambre no se debe a una falta de alimentos, sino a que cientos de millones de personas sencillamente no pueden permitirse comprarlos. Al mismo tiempo, casi el 80% de los pobres del mundo viven en las zonas rurales, donde la población depende de la agricultura como principal fuente de ingresos y alimentos. Vulnerables al cambio climático y a otras perturbaciones, son quienes más sufren las crisis y con frecuencia son las primeras víctimas de los desastres y la degradación de los recursos naturales.

Propuesta adentra: Agricultura y agua de mar

El uso del agua de mar en la agricultura se remonta a los inicios de la actividad agrícola de la humanidad. Los egipcios cultivaban plantas halófitas autóctonas para la alimentación y elaboración de forrajes para el ganado, los romanos inundaban periódicamente sus campos de arrozales con agua de mar para fertilizarlos y desinfectarlos de las plagas. Ingleses, suecos, alemanes, griegos o chinos eran pueblos conocedores del valor nutricional, culinario y medicinal de las plantas amigas del agua del mar.

En la actualidad son muchos los países y culturas que continúan utilizando el agua del mar para la obtención de alimentos. Israel es uno de los principales productores y exportadores de salicornia en el mundo. En Méjico, Baja California, abunda la salicornia silvestre. Ocean Desert Food es la primera entidad comercial de la Organización para la Agricultura en Medio Ambientes Salinos (OASE). Holanda, es uno de los principales cultivadores de salicornia en Europa y en Francia y en el Reino Unido, se realiza la recolección de plantas halófitas silvestres según los cupos permitidos por la administración competente.

Son numerosos los estudios y las aplicaciones de la agricultura con agua del mar en nuestros días. Existen instituciones dedicadas a la investigación y disponemos de unos conocimientos contrastados que podemos aplicar en la mejora de las condiciones de vida de comunidades campesinas que viven en ecosistemas que disponen de este recurso. Instituciones como: Centro Australiano Internacional para la Investigación Agrícola (ACIAR), la Academia Nacional de las Ciencias, Consejo Nacional de Investigación, USA, la Universidad de Karachi, Pakistán, la Universidad de Delaware, USA, el Instituto para la Investigación de la química de la sal y el mar. India, el Centro de Estudios Marinos de la Universidad de Cork, Irlanda, la Universidad de Arizona, USA, el departamento de biología marina y oceanografía del CSIC, España, el Instituto de Investigación sobre el desierto. Ben Gurión University, Israel, la Arabian Saline Water Technology Company, ASWTC, o la Universidad Católica del Norte, Chile.

Muchas halófitas, vegetan de forma espontanea o son cultivadas en los agroecosistemas cercanos al mar o a aguas salinas continentales, variedades de palmeras como el cocotero, o majestuosos baobabs, o variedades de acacias o de atriplex o salicornia. Muchas otras especies vegetales pueden ser introducidas y adaptadas al riego con agua de mar. Pensemos que el 82% de la superficie agrícola del planeta es dedicada a 20 cultivos principales, otros 117 se cultivan en el 18% restante, y según la FAO se han identificado 30.000 especies vegetales comestibles.

La mayoría de los nutrientes minerales que necesitan los vegetales están presentes en el agua del mar en concentraciones adecuadas para su crecimiento. Las plantas no necesitan agua, necesitan humedad y nutrientes. En suelos arenosos, la rápida infiltración del agua del mar a través de la arena, reduce la presencia de la sal en el sistema radicular de las plantas y estas pueden absorber los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Miles de kilómetros zonas costeras en el planeta podrían ser transformadas en tierra agrícola con el uso del agua del mar para el riego de las plantas halófitas. Estas plantas crecen usando suelos y agua no apta para los cultivos convencionales y generan alimento para las personas y ganados, combustible, resinas, esencias y medicinas.

El uso del agua del mar en la agricultura es una clara alternativa para alcanzar la soberanía alimentaria de los pueblos, y para hacer de esta actividad, una actividad sostenible que no comprometa el futuro del planeta y de las generaciones venideras.

Una agricultura con base en el agua del mar, permite ahorrar agua dulce, reducir la aplicación de fertilizantes y productos fitosanitarios, conseguir alimentos con un mayor valor nutricional y mejorar suelos degradados y crear vergeles en eriales. La agricultura con agua de mar representa una oportunidad para la mejora de las condiciones de vida de muchos pueblos y comunidades campesinas.

Utilizando los recursos del mismo lugar,, el agua de mar, los suelos arenosos de las costas, el sedimento marino y las plantas halófitas autóctonas, adentra junto con las comunidades, inicia las huertas donde, en sucesivas etapas se van incorporando nuevas especies vegetales halofitas, así como las especies que ya se cultivan de forma tradicional en la comunidad del proyecto, comenzando así, para estas plantas de cultivo tradicional, una progresiva adaptación al cultivo con agua de mar.

 

Huerta con Agua de Mar

Huerta con Agua de Mar

Adentra igualmente propone y defiende fortalecer la soberanía alimentaria de las comunidades campesinas a través del uso del agua del mar y sus ecosistemas en los ámbitos de agricultura y ganadería.

La Soberanía Alimentaria es la vía para erradicar el hambre, la malnutrición y garantizar la seguridad alimentaria duradera y sustentable para todos los pueblos. Es el derecho de los pueblos a definir sus propias políticas y estrategias sustentables de producción, distribución y consumo de alimentos, que garanticen el derecho a la alimentación para toda la población, con base en la pequeña y mediana producción, respetando sus propias culturas y la diversidad de los modos campesinos, pesqueros e indígenas de producción agropecuaria, de comercialización y de gestión de los espacios rurales, en los cuales la mujer desempeña un papel fundamental. Ésta reconoce una agricultura con campesinos, indígenas y comunidades pesqueras, vinculada al territorio; prioritariamente orientada a la satisfacción de las necesidades de los mercados locales y nacionales; una agricultura que tome como preocupación central al ser humano; que preserve, valore y fomente la multifuncionalidad de los modos campesinos e indígenas de producción y gestión del territorio rural (Foro de La Habana, 2001).

Ganadería y agua del mar.

El uso del agua del mar en el cuidado de animales domesticados tiene dos principales vertientes conectadas entre sí. Por un lado la alimentación, y por otro, la sanidad e higiene.

Con relación a la alimentación:

El cultivo de determinadas especies vegetales halófitas permite conseguir todos los ingredientes necesarios para disponer de una ración alimenticia adecuada a cada especie animal de acuerdo a su momento vital.

Con agua del mar podemos obtener henos y pajas, forrajes verdes, y alimentos concentrados como melazas y semillas, y todos los aportes vitamínicos y minerales necesarios.

La proteína digestible es el ingrediente más costoso de una ración alimenticia para el ganado, son millones las hectáreas en el mundo que se dedican a la producción de soja y millones de hectáreas dedicadas a granos básicos como el maíz o el arroz que se destinan a la alimentación animal. En las plantas halófitas encontramos especies, como la salicornia, que son capaces de aportar ese componente proteico, y al tiempo, generar más de 27 tm de materia seca por ha/año.

Cultivo de salicornia en crecimiento.

Cultivo de salicornia en crecimiento.

Forraje de salicornia listo para moler para pienso.

 Forraje de salicornia listo para moler para pienso.

Un estudio realizado en Arizona, EEUU (Glenn 1988), demostró que ovejas y cabras alimentadas con una dieta que incorporaba la salicornia ganaban el mismo peso que otras alimentadas con otros tipos de heno. Sin embargo, el índice de conversión (la cantidad de alimento consumida por kg de peso adquirido) era un 10% inferior al de una dieta convencional. En Kuwait (Abdal, 2009) otro estudio comprobó que los corderos presentaban un mejor índice de conversión cuando se le incorporaba a la alfalfa un 12,5% de salicornia.

Aunque la tendencia mundial, en la ganadería mayor y menor, es a la estabulación o semi estabulación del ganado, persiste el pastoreo en muchas zonas del mundo, sobre todo en la ganadería mayor. Especies arbustivas como el atriplex o distintas variedades de acacias son alimento de vacas, ovejas, cabras, camellos y llamas.

En África, alrededor del 60% de la producción de carne y alrededor del 70% de la producción de leche procede de zonas áridas o semiáridas. En estas zonas los pastos se encuentran muy degradados por un exceso de carga ganadera.

Con la introducción del cultivo de nuevas especies, y sobre todo, con el fortalecimiento de las especies halófitas ya existentes en un ecosistema, es posible disponer de superficies de terreno óptimas para el pastoreo recuperando pastos, árboles y arbustos.

Con relación a la sanidad e higiene:

Un animal saludable, gracias a una alimentación nutritiva y a unas buenas condiciones de vida e higiene, padece menos enfermedades.

Por sus propiedades, el agua del mar, no permite la existencia de bacterias, virus y parásitos.

En este sentido, son multitud los casos y las experiencias que podemos encontrar, que demuestran las cualidades del agua del mar aplicadas tanto a la sanidad en general como a la ganadería en particular.

En cualquier puerto de mar del mundo, los barcos se limpian y desinfectan con agua del mar. A pesar de la presencia de materia orgánica y de altas temperaturas, la limpieza con agua del mar evita la putrefacción y la existencia de bacterias en las cubiertas, enseres, y almacenes de las embarcaciones.

Muchas personas limpian los cascos y tonifican los músculos y tendones de sus animales sumergiendo las extremidades en agua del mar; o previenen y curan enfermedades respiratorias mojando los belfos y narices de los animales; o no permiten la existencia de parásitos externos limpiando la piel con agua del mar.

Limpieza y desparasitación ganado.

Limpieza y desparasitación ganado.

Vacas pastando prados hálofitos.

Vacas pastando prados hálofitos.

También es posible incorporar una parte de agua del mar junto al agua dulce a la hora de abrevar los ganados lo que supondrá un ahorro de agua dulce considerable sobre todo en ganadería mayor. Además la ingesta de agua del mar servirá como potenciador del sistema inmunológico y digestivo de los animales y un aporte nutricional importante. 

Si quieres saber más, haz clik aqui. Gracias.

Y ahí incluyes el email (INSTITUCIONAL, ES DECIR, DE ADENTRA) de la persona que lleva ese área, en primer lugar, y después el tuyo.