Lucha Contra El Cambio Climático y Adaptación a este en Bangladesh

Durante las últimas décadas, el calentamiento global es causado fundamentalmente por la rápida industrialización, el crecimiento demográfico y el uso de combustibles fósiles para la generación de riqueza y “desarrollo” nacional. El crecimiento demográfico y los esfuerzos para garantizar la seguridad alimentaria, la buena salud, el bienestar humano, el bosque y los hábitats naturales de flora y fauna están siendo destruidas. El exceso de calor generado por el combustible fósil y de biomasa quemada para la generación de energía para las diferentes actividades humanas junto con otros gases nocivos a la atmósfera como subproducto del “desarrollo” económico y sobre-explotación humana de los recursos naturales ha cambiado las condiciones atmosféricas y los ciclos del agua.

La emisión de gas dióxido de carbono para la generación de energía, debido al crecimiento tecnológico e industrial, es el factor más significativo. La naturaleza es incapaz de procesar la emisión adicional que ha contribuido a la alteración de la atmósfera global. La actividad humana para la prosperidad económica y el bienestar de las naciones y sus ciudadanos/as continua aumentando con el crecimiento de la población en todo el mundo, por lo que las emisiones de dióxido de carbono junto con otros gases y desechos industriales liberados en el aire, el agua y suelo, hace que el entorno se vaya degenerando aún más en los próximos años.

Bangladesh contiene la llanura deltaíca más grande del mundo, formada principalmente por la deposición de sedimentos aluviales procedentes de tres sistemas de ríos principales. Las características geográficas, sobretodo la Bahía de Bengala, en el sur de Bangladesh, lo hacen uno de los principales países vulnerables al cambio climático y al desastre “natural”. En los últimos años, la frecuencia y la intensidad de los desastres naturales aumentaron significativamente como un efecto adverso del cambio climático. Debido al calentamiento global, el nivel del mar se eleva, inundando la tierra cultivable y trasladando los asentamientos humanos durante las mareas altas. Incluso la erosión de las orillas se ha agravado y miles de personas tienen que abandonar sus tierras.

El clima de Bangladesh se caracteriza por altas temperaturas, fuertes precipitaciones, humedad excesiva, y una variación estacional muy marcada. El clima está controlado principalmente por los vientos de invierno y verano, y en parte por el pre-y post-monzón (circulación de los vientos monzones). El país tiene un clima cálido y tropical con tres estaciones principales, con un verano muy cálido (con temperatura altas, hasta más de 40º C de máxima), la más alta tasa de evaporación, fuertes lluvias de marzo a junio; una estación del monzón húmeda y calurosa, con 20 a 36º C de temperatura y lluvias intensas a partir de junio a octubre (alrededor de dos tercios de la precipitación media anual); y, un invierno relativamente frío y seco de noviembre a marzo con un rango de temperatura de entre 8 y 15ºC. Dependiendo de la ubicación geográfica, las precipitaciones son de 1.200 mm en el oeste hasta 5.800 mm en el este y noreste.

Los/as habitantes de Bangladesh se enfrentan a patrones cambiantes del tiempo y la variabilidad del clima en los últimos años. Los datos climáticos observados (1971-2002) indican que la temperatura está aumentando en la estación del monzón (junio, julio y agosto). Las temperaturas mínimas muestran una tendencia creciente anualmente de entre 0,05 y 0,03 ºC. En 2006, hubo una disminución de las precipitaciones que dieron lugar a una reducción del 25% -30% de la producción agrícola. El cambio más notable de las precipitaciones es el cambio en la duración de la temporada de lluvias. La duración de la temporada de lluvias ha disminuido, pero la precipitación total anual se mantiene más o menos igual. Esto significa que las fuertes lluvias se producen en un tiempo más corto.

El Consejo de Investigación Meteorológica (SMRC) presentó un estudio sobre la reciente subida relativa del nivel del mar en la costa de Bangladesh durante 22 años a partir de datos históricos de tres estaciones costeras y encontró que la tasa de aumento del nivel del mar durante los últimos 22 años en el punto de Hiron occidental, Char Changa del centro y el Bazar de Cox de las regiones orientales fueron de 4,0, 6,0, 7,8 mm / año, respectivamente, por lo que es mucho mayor que la tasa media global de la subida del nivel del mar de más de 100 años. Tiene un efecto importante en la subsistencia tectónica regional. Las consecuencias de la subida del nivel del mar por inundación a través de las mareas, la entrada de la salinidad, los ciclones son mayores en las regiones occidental y central siendo muy vulnerables a tales acontecimientos. Ello es debido a su ubicación geográfica, la poca elevación del mar, alta densidad de población, los altos niveles de pobreza y dependencia de la naturaleza, sus recursos y servicios. Estas regiones tienen marcas históricas de eventos climáticos extremos alegando millones de vidas y la destrucción de cientos de comunidades por inundaciones constantes. Las sequías, las inundaciones extraordinarias y ciclones en la historia de Bangladesh dieron lugar a multitud de desastres: en 1973 una grave sequía que fue la responsable de la hambruna de 1974 en la región norte; las sequías en 1975 y 1978-1979; las inundaciones en todo el país en 1988; un ciclón en 1991; en 1995 inundaciones en la región norte; en 1998 las inundaciones en todo el país; en 2007 un super ciclón (Sidr) en la región suroeste; y el ciclón Aila y las inundaciones de marea en el año 2009 en las regiones de Paikgacha, Koyra y Shyamanagar.

Con todo ello, el proyecto de lucha contra el cambio climático y adaptación a él, que tiene una duración de 2 años y un coste de 71.000 €, abarca los subdistritos de Dhobaura y Bhaluka pertenecientes al distrito de Mymensingh.

Distrito de Mymensingh, con Dhobaura y Bhaluka

El enfoque principal del proyecto es el desarrollo de capacidades de la población participante a través de diversos programas que fomenten la capacidad de adaptación a la nueva situación climática. El proyecto proporcionará habilidades técnicas y la formación a 2.000 hogares pobres con 22.000 miembros en 50 localidades o comunidades rurales, a través de la concienciación de los efectos del cambio climático, la reconstrucción de viviendas para que sean resistentes a las fuertes lluvias, la reconversión agrícola adaptada al nuevo clima y la preparación de la población sobre protocolos de actuación frente a posibles desastres naturales.

La aportación de adentra al proyecto consiste fundamentalmente en la búsqueda de financiación para que este sea posible, así como en la participación de sus fases de seguimiento y evaluación.