Saneamiento y abastecimiento

El agua, símbolo de vida y purificación en muchas culturas, se convierte frecuentemente en causa de enfermedad y muerte para buena parte de la humanidad, debido a enfermedades que tienen como origen aguas con bajas garantías sanitarias (producida por estancamiento, contaminación, etc), o simplemente por falta de agua suficiente para garantizar unos mínimos hábitos higiénicos entre la población.

En la actualidad, 2,4 mil millones de seres humanos en todo el mundo, el equivalente a una de cada tres personas, viven en condiciones insalubres, debido a la falta de instalaciones de saneamiento que les permita gestionar los residuos de forma segura.

Consultoría adentra

A la falta de saneamiento se le suma, agravando el problema, la escasez de agua, lo que se traduce en unas prácticas higiénicas muy deficitarias o casi inexistentes: 9 de cada 10 personas en el ámbito rural defecan al aire libre, provocando un aumento de su nivel de exposición a riesgos de infección y diseminación de enfermedades. La defecación al aire libre está vinculada también a un mayor riesgo de padecer un retraso en el crecimiento de los más jóvenes debido a las continuas infecciones que padecen. En la actualidad más de 1000 niños menores de cinco años mueren diariamente como consecuencia de la falta de saneamiento.
Índice y situación problema del saneamiento en el mundo - adentra ONG

Índice y situación problema del saneamiento en el mundo – adentra ONG

El acceso a la higiene y al saneamiento es esencial para la prevención y el cuidado de 16 de las 17 enfermedades principales de transmisión hídrica; entre las que se encuentran el tracoma, las helmintiasis transmitidas por el suelo (gusanos intestinales) y la esquistosomiasis. Estas enfermedades afectan a más de 1,5 mil millones de personas de 149 países, y causan ceguera, desfiguración, discapacidad permanente y muerte.

Hace casi 60 años que la Declaración Universal de los Derechos Humanos afirmaba que el acceso al agua potable y saneamiento constituyen derechos fundamentales. Sin embargo, hoy por hoy, a pesar de los esfuerzos realizados por parte de muchas organizaciones para atajar el problema, las cifras y datos referidos a la accesibilidad al saneamiento e higiene son verdaderamente preocupantes.

Aunque cerca de 2 mil millones de personas han conseguido acceso a saneamiento desde 1990, quedan aún 700 millones de personas para alcanzar la meta marcada en su día por Objetivos de Desarrollo del Milenio. Solo el 68% de la población mundial utiliza instalaciones de saneamiento adecuadas y seguras, 9 puntos por debajo de la meta marcada.

En materia de supervivencia infantil, se han conseguido reducir la mortalidad; si hace 15 años morían 2000 niños menores de cinco años cada día por diarreas, hoy en día esta cifra se ha reducido casi a la mitad.

 

Solamente 95 países han alcanzado la meta del ODM sobre saneamiento

Logro de la meta del ODM relativa al saneamiento

Logro de la meta del ODM relativa al saneamiento

Si bien estos problemas están siendo atendidos formalmente, existe sin embargo un enorme retraso que se produce como consecuencia fundamentalmente de una insuficiencia de inversiones (materiales y en educación), que pueden sugerir a la postre una falta de voluntad política para solucionar definitivamente este grave problema.

Esta situación se que ve agravada día a día por la cada vez mayor escasez de agua dulce, el aumento de la población y la tendencia imparable a vivir en grandes núcleos urbanos, llevó a nuestra organización adentra a trabajar desde hace 10 años en las posibilidades que ofrece el agua de mar para su uso en saneamiento.

AGUA DE MAR… LA SOLUCIÓN AL SANEAMIENTO

En adentra apostamos por el agua de mar ya que, sus valiosísimas propiedades desinfectantes, derivadas del cloro (primer componente del agua de mar) así como su abundante disponibilidad y gratuidad, la convierten en un elemento único para utilizar en países, donde la falta de agua impida un saneamiento adecuado.

Con la utilización del agua de mar en higiene y saneamiento se evitarían enfermedades que se relacionan directamente con una deficiente gestión de los residuos humanos (heces y aguas fecales), lo que contribuiría significativamente al cumplimiento del derecho al agua y al saneamiento, declarados Derechos Humanos en julio de 2010 por la Asamblea General de Naciones Unidas.

El agua de mar está compuesta por ácidos nucleicos, ADN en suspensión, aminoácidos esenciales, proteínas, grasas, vitaminas, minerales (los 118 elementos de la tabla periódica completa, de los cuales el 84 % corresponde al sodio y al cloro, el 14 % al azufre, magnesio, potasio y calcio, y el 2 % restantes son trazas agrupadas infinitesimalmente, tan pequeñas que son de 10 elevado a 18). Asimismo, el agua de mar contiene el fitoplancton y zooplancton, que son proteínas puras, el – kril/omega3-, huevos y larvas de peces, cadenas de carbono, material particulado, diez mil millones de virus y nueve mil millones de bacterias no patógenas (Furhman y Fenical) por cada litro de agua de mar y la información de los orígenes de la vida celular, todo en un ambiente alcalino de ph.8.4. motivo por el cual, el agua de mar es biógena (creadora de vida) y patogenicida (inactiva los microbios terrestres gracias al fenómeno natural de la osmosis).

 

Composición del agua de mar desde su interés para el ámbito del saneamiento

Composición del agua de mar desde su interés para el ámbito del saneamiento
Desde la perspectiva del saneamiento y la higiene el agua de mar es perfecta ya que:

Su primer componente es el cloro, con más del 50% de sus sales. El cloro es un potente desinfectante utilizado en multitud de usos, pero especialmente para la desinfección y potabilización del agua dulce desde hace muchos años.

Contiene 35 gramos de sales por litro, por lo que no pueden vivir ni desarrollarse en ella los virus y bacterias de procedencia terrestre, al quedar desactivados como consecuencia de la ósmosis, pues al igual que los seres vivos, los virus y bacterias tienen una composición de 9 gramos de sales por litro de agua, en tanto que el agua de mar tiene 35 gramos, lo que se traduce en que al entrar en contacto con la alta salinidad del mar, los microbios y bacterias pierdan su agua interna, (en un intento vano de contrarrestar la hipersalinidad exterior), lo que les lleva a la deshidratación y a la muerte.

Es alcalina 8.4. Las bacterias y virus que, a nivel terrestre, nos afectan produciéndonos enfermedades, sobreviven y se desarrollan en ambientes ácidos con un pH por debajo 7.o. Esto quiere decir, que si arrogamos al mar basura orgánica, lo que estaremos haciendo es polucionarlo pero nunca contaminarlo, ya que la contaminación se refiere al desarrollo bacteriológico e infeccioso del medio y en el agua de mar es imposible.

Aplicación: Gran parte de la problemática descrita anteriormente relacionada con una deficiente higiene y saneamiento, podría desaparecer utilizando agua de mar de la misma manera que se hace actualmente con el agua dulce, (en los sistemas de saneamiento y/o utilizándola también como agua de arrastre para los excrementos humanos: orina y heces). Su uso también es perfecto dentro de unas prácticas de higiene saludable, limpieza corporal, limpieza de útiles cotidianos y limpieza de ganado.

 

Comportamiento del agua dulce y del agua cuando entran en contacto con residuos orgánicos dentro de pozos de saneamiento.

Residuos fecales con agua dulce

Residuos fecales con agua dulce

Los residuos al depositarlos con agua dulce, al poco tiempo se desarrollan convirtiéndose en en virus y bacterias causantes de las principales enfermedades de transmisión hídrica.

Los virus y bacterias en el agua encuentran su habitad ideal, produciendose a los pocos días la contaminación de toda el agua

Residuos fecales con agua de mar

Residuos fecales con agua de mar

Los residuos al depositarlos en el agua de mar, quedan neutralizados en pocos minutos sin posibilidad de contaminación, manteniendose el agua de mar totalmente limpia y desinfectada de virus y bacterias.

Los residuos se disuelven en la inmensidad del mar, volviendo de nuevo al ciclo de la vida.

Todas estas cualidades junto con su inmensidad, el 70% de nuestro planeta es agua de mar, su fácil disponibilidad, abundancia y gratuidad, facilitaría que millones de personas se beneficiaran de su uso, con beneficios inmediatos para su salud.

 

Abastecimiento con agua de mar:

La accesibilidad al agua es fundamental para el desarrollo y el bienestar humanos.
Proporcionar acceso al agua de mar, es uno de los instrumentos más eficaces para promover la salud y reducir la pobreza.

Aproximadamente mil cien millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a la suficiente agua para su supervivencia, siendo los más afectados las poblaciones de los países económicamente desfavorecidos, que viven en condiciones de extrema pobreza, tanto en áreas periurbanas como rurales.

A esta circunstancia se ha sumado en los últimos 20 años y como consecuencia del cambio climático, una sequía cada vez más presente en muchas regiones del mundo, lo que se traduce en un de los mayores problemas que tiene hoy nuestro mundo: la falta de agua. Millones de seres humanos viven en zonas donde simplemente no hay agua y la escasa agua que consiguen, se utiliza casi exclusivamente para su consumo, lo que de facto impide toda posibilidad de desarrollo, (no hay agua para la agricultura ni para la ganadería) y deja a las comunidades que sufren de escasez de agua, expuestas a todo tipo de enfermedades por falta de agua para la higiene personal y el saneamiento.

Para reducir el nivel de enfermedad y muerte causada por estos factores, es fundamental incorporar el agua de mar, abundante, gratuita y segura; que permitirá a la postre un ahorro significativo de agua dulce.

Que se ha hecho hasta ahora:

El 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que el agua y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos. Adentra junto con otras organizaciones tuvo la oportunidad de presentar en las Naciones Unidas las 100.000 firmas necesarias, recogidas en las expo de Zaragoza, que junto a las recogidas en otros países, dieron lugar al reconocimiento del agua como derecho humano.

Es por esto que adentra toma hace 10 años la decisión de apostar por el agua de mar como elemento básico para reducir las cifras de muerte y enfermedad por falta de agua y saneamiento en el mundo.

Propuesta:

El abastecimiento con agua de mar requerirá establecer en muchos casos una red de sistemas de captación y distribución que permitan que el agua de mar llegue hasta los habitantes de las comunidades, a través de fuentes, hidrantes, balsas, depósitos, etc., que les permita su empleo en los diferentes usos anteriormente mencionados. La incorporación de agua de mar en agricultura, ganadería, nutrición, higiene y saneamiento permitirá, según nuestras estimaciones, un ahorro de agua dulce del 80%.

En el grafico de más abajo se muestra una red de abastecimiento con agua de mar captada a muchos metros del mar a través del nivel freático. El agua de mar llega de manera individual a cada casa, de forma totalmente autónoma a través de energía solar.

 

 

 Mapa circuito de suministro de agua de mar para una comunidad.

Estación de suministro agua de mar con energia solar y deposito de almacenaje de agua para su distribución
Punto acceso al agua de mar, comunal y adaptado a las necesidades.

Responsables del área:

José Luis Vázquez Gómez

José Luis Vázquez Gómez

[email protected]

Rubén Legarda

Rubén Legarda

[email protected]